En un juicio oral, las objeciones deben ser utilizadas para tomar el control de la evidencia que se va a introducir y así proteger a nuestro testigo de las preguntas inapropiadas de la contraparte.

 

Presentamos a continuación 5 recomendaciones para objetar correctamente: